Noticias ASCENZA

FERTILIZACIÓN Y AGRICULTURA DEL SIGLO XXI

Dos de los objetivos del sector agrícola que inciden sobre su sostenibilidad, a medio y largo plazo, son el aumento de la productividad y el cuidado medioambiental de las explotaciones agrícolas. Ambos relacionados directamente con la fertilización agraria.


Según la Asociación Española de Fabricantes de Agronutrientes (AEFA), se estima que en el año 2050 habrá un aumento de la población mundial de entorno al 25%.  Este hecho hace que sea necesario incidir sobre aquellos factores que intervienen en los procesos productivos agrícolas. Mientras en 1960 se necesitaba una hectárea de tierra para alimentar a dos personas, en 2025 se necesitará esa misma superficie para alimentar a cinco.

Se hace, por lo tanto, indispensable, que en las compañías que nos dedicamos al aporte de soluciones para que el agricultor sea capaz de sacar el máximo rendimiento a sus cultivos, exista personal técnico especializado en el área de nutrición y bioestimulación vegetal. Como es el caso de ASCENZA.

 “No ajustar la fertilización al medio y al sistema productivo, supone o no llegar o pasarse. Si no llegamos, no sirve para nada el esfuerzo, y si nos pasamos, el fertilizante en exceso, se pierde y contamina los suelos” explica el secretario técnico del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Levante (COIAL), José Carbonell, quién desde esta entidad ha llevado a cabo una de las primeras formaciones específicas en esta disciplina junto a AEFA a nivel nacional.

Contar con expertos en esta disciplina, permite dotar a las compañías y a los agricultores de los conocimientos y experiencia necesarios para poder afrontar los principales desafíos a los que se enfrenta en este momento la fertilización. Estos pasan por el avance y la profundización en el conocimiento de los mecanismos que influyen en la expresión del genotipo, y en las vías metabólicas implicadas en ello, para lograr ofrecer en nuestros productos, aquello que la agricultura demanda en estos momentos, que son plantas capaces de dar una mayor producción en lo que a calidad y cantidad se refiere, y a su vez, más resistentes a fenómenos estresantes exógenos.
 
-Producciones con alta concentración de sustancias beneficiosas para la salud humana.
 
-Nuevos sabores o colores.
 
-Nuevos aromas.
 
Por tanto, con una agricultura en la que se han de tener en cuenta todos estos parámetros y en la que además se defiende la evolución tecnológica y la agricultura de precisión, la necesidad de expertos en la materia cobra mayor importancia.
 
“Los ingenieros agrónomos tenemos en la cabeza todo el sistema alimentario . Sabemos qué pasa “aguas abajo” y “aguas arriba” del productor, y eso hace que se pueda coordinar el esfuerzo inversor de todos los agentes implicados. En empresas como ASCENZA hay ingenieros agrónomos implicados en todos los departamentos de I+D+i, de transferencia, de marketing y de registros. Existe una especialización en cada uno de estos ámbitos, pero todos hablan el mismo idioma y por ello se es más efectivo en la resolución de problemas y diseño de oportunidades ”, destaca el secretario técnico del COIAL.
 
Algunos de los parámetros que un experto en fertilización controla y que son esenciales para llevarla a cabo son;
 
-Dominio del big data y los sensores instalados en los cultivos. Y con estas medidas y parámetros toma las decisiones más óptimas en cuanto a fertilización.
 
 
-Control de la tecnología de la producción, desde la ingeniería de regadío, hasta la tecnología de envases y embalajes. Tanto lo que sucede antes del cultivo como lo que sucede después.   
 
-Es capaz de asistir en la introducción de nuevos cultivos más rentables.
 
-Conoce la viabilidad ambiental, ya que es capaz de conocer las interacciones del sistema productivo para minimizar los impactos y maximizar las externalidades positivas de la producción agraria.
 
-Es conocedor de las sensibilidades sociales y es capaz de incorporarlas a la gestión y toma de decisiones de las explotaciones agrarias.
 
Desde AEFA, su presidente, Victorino Martínez también destaca que la fertilización engloba especialidades orientadas a la nutrición vegetal, como los agronutrientes, fertilizantes de última generación más eficientes, y también los bioestimulantes agrícolas, capaces de ir más allá ayudando a las plantas a vegetar mejor en condiciones de estrés tanto hídrico como de temperatura, en los que ASCENZA cuenta con un amplio portfolio.
 
En este sentido hace hincapié en el hecho de que  servirán para que los cultivos “se adapten más rápido ante los cambios del cambio climático ya que una planta con deficiencias siempre va a ser más débil ante agentes externos como temperaturas externas, exceso de lluvias o sequias”.
 

Y sin duda, “el bueno manejo y aplicación de la agronutrición será la mejor herramienta para evitar cualquier desastre natural”, enfatiza el presidente de AEFA.   
 



BUSCADOR

GENERAL
NOTICIAS Y WEBTECA
PUNTOS